¡Cántalo!

11/02/2017

Compartir:

Facebook de Esgalla Creacións Twitter de Esgalla Creacións

Así es, te lo digo alto y claro. Cántalo. Usa tu voz a los cuatro vientos porque la llevas de serie y sienta fenomenal.

Y sí, me he venido arriba con un artículo muy interesante que he encontrado en la web Queteescuchen.com.

En el artículo se habla de la importancia de cantar como paso primordial para el aprendizaje de un instrumento.

Y, en efecto. Tengo que deciros por propia experiencia que el hecho de cantar nuestro «pensamiento musical» hace mucho más sencillo llevar la música al instrumento.

Si estáis aprendiendo a tocar probadlo. Y si ya sabéis probadlo también 😉

Tararead las melodías antes de tocarlas, tararead los solos, los ritmos. Todo. Probad y ya veréis el resultado 😀

Tierra de angeles empezando con el coro

Como os decía al principio, me he venido arriba así que os hablaré un poco de mi caso particular.

Cuando empecé a estudiar musicoterapia, disciplina que revolucionó totalmente el concepto que yo tenía acerca de la música y sus entresijos, tenía clarísimo que era imprescindible tocar un instrumento para poder desarrollar la profesión.

Yo era pianista. Y punto. Así me lo habían inculcado, y ese era el instrumento que yo manejaba. Sí, disponía de algunos rudimentos para defenderme un poco en otros instrumentos pero nada de cantar.

La primera vez que se me planteó la posibilidad de utilizar mi voz en un contexto profesional me pareció de locos. «Yo soy pianista y no canto».

Os seré sincera. Mis experiencias con la voz no habían sido precisamente placenteras mientras me formaba como músico y educadora musical. El uso de ésta siempre me había parecido un rollo, y sí, la verdad es que muy en el fondo sentía que mi voz no era digna de ser usada para cantar.

Recuerdo a uno de nuestros profesores de la carrera decirnos que éramos «aspiradoras». Y probablemente lo éramos, pero tampoco sabíamos cómo dejar de serlo, y qué debíamos hacer para evitarlo.

No os engañaré. Mi paso por los canales de educación musical al uso no siempre fue placentero.

¡A tomar por saco la aspiradora!.

Esa anécdota, y otras miles de similares características, las tengo metidas en la caja de «Cosas que NUNCA JAMÁS le diré a una persona, animal o cosa».

Canta_Musicoterapiactiva

Sigamos, el caso es que yo de usar la voz nanai de la China pero…

Ay queridos amigos, qué equivocada estaba. Como músico y musicoterapeuta he tenido que estudiar mucho y reaprender tantas cosas acerca de esto. Cosas sobre música, cuerpo, empatía, emoción, propiocepción…

Total que, para resumir.

Empezar a utilizar mi voz me ha abierto una puerta enorme tanto como músico, dándome rudimentos tanto para interpretar como para componer, como en mi trabajo de musicoterapeuta.

El uso de mi voz me ha permitido llegar a las personas con las que he ido trabajando de una manera más sencilla y directa para así establecer canales de comunicación mucho más claros, espontáneos y naturales. Gracias al uso la voz he llegado a lugares que me parecían impensables, a resolver acertijos que parecían imposibles y he logrado superar muchísimas limitaciones tanto a nivel profesional como personal.

Es por esto que os digo que cantéis. Cantad queráis o no aprender a tocar un instrumento. Cantad sin pensar en si lo haréis bien o mal.

Porque vuestra voz es la expresión misma de vuestro ser.

Nunca permitáis que nadie la apague.

Os dejo el artículo del que os hablaba. AQUÍ

La preciosa ilustración que aparece un poco más arriba es de Elba Fernández.